Comunicarse con el autor en linea

lunes, 12 de septiembre de 2011

Calabaza de cenicienta




En éste núcleo urbano donde los niños
son solo ángeles heridos y mugrientos.
Donde la calabaza de la cenicienta
es un testamento de sexo y olvido.
Aquí, donde los cadáveres hediondos
se alimentan una vez mas de los buitres
y un mundo cuadrado va a los tumbos
sacudiendo los telones del universo.
En ésta tierra marchita y lozana
donde confluye dios con el infierno
y un pedazo de piedad se calcina
en la soberbia satánica del hombre
Aquí, me roe los talones el amor
y me queman tus manos
como una brasa de luz impiadosa
Mujer de clavo ardiente
que reptaste en mis jardines de arena
una noche de vacío
en que dormí en tus manos mi pena
¿Por qué no me dijiste
que la noche no era eterna?
¿Qué detrás de la azotea
se moría cada instante tu canto de sirena?
¿Por qué, mujer sin rumbo,
detrás del núcleo urbano
vas reptando otros jardines de arena?
¡Hambre de sexo y olvido
calabaza de cenicienta!
Las lechuzas pasean por mi mente
La soledad y los niños me desvelan
Mi dios se ha dormido antes que yo
con el arrullo de un grillo
debajo la luna llena.-

Walter Faila
google-site-verification: google01836a84e8d20a35.html