Comunicarse con el autor en linea

domingo, 6 de octubre de 2013

viernes, 12 de abril de 2013

lunes, 14 de enero de 2013

Naufragio






No era necesario encender la luz
para poder reconocerte
Ni escuchar tu voz
Ni rozar tus labios
Me bastaba percibirte entre las sombras
Oler el jazmín de tu piel
a dos metros de distancia
No debiste perderte en el camino
Marcharte detrás de los brillos
 fugaces de la noche
Ya no hace falta hurgar
el diccionario de la mente
No es preciso preguntar
 lo que jamás tendrá respuesta
¿Como explicarle al tiempo
 que las horas son suyas?
¿Como contarle al mar
que cada grano de arena le pertenece?
Te fuiste navegando hacia tu exilio
en busca de horizontes libertarios
Arañaste los muros de los muelles
Te sangraron mis poemas en la boca.
Y ahora,  que mi llanto ya no es tuyo
ni son largos mis desvelos en tu nombre
Quieres regresar a mis caminos
 a mi alma de ramas y de adobe
Pero nada tengo para ti
en éste océano de sueños destrozados
Solo me queda un adiós sin percepciones
en el largo silencio de mis días
Solo me queda tu naufragio
en la orilla izquierda de mis viejas costillas.-

Walter Faila

jueves, 10 de enero de 2013

Cosas del Amor



¿Adónde fueron a parar
las cartas que nunca te envié?
Las palabras que jamás te dije
Las miradas insinuantes, indiscretas
¡Ay! el amor, el amor, ese casco roto
que no protege ni una idea,
¿Sabes tu dónde fue a morir 
la decencia de mis niños,
la honestidad de mis mayores,
la humildad de mi pueblo?
Hoy el amor se esparce entre las llamas
como un tronco ardiendo de miseria.
Y tu, mujer, no entiendes aún 
que la gracia de tus labios es una afrenta
en éste mundo vejado por los hombres.
Pero yo quiero quererte, en ésta distancia
que no es más que mi propia lejanía
Quiero atrapar tu sonrisa 
volando por un muelle herido
de aguas negras y algas putrefactas
Te miro los ojos sin que adviertas
que en mis iris se dibuja tu contorno
Busco un oasis en medio de un desierto
Una verde acuarela de entusiasmo
el perfume indeleble de tus manos
Ya lo se, no lo repitas, 
soy un loco que espanta mariposas
saltando como un niño en primavera
mientras a mi lado caen los escombros
de la calle donde moran las angustias.
Pero, sabes, mujer sin alas,
no me resigno a que el amor
se deslice como una víbora vieja
por las ramas mutiladas de éste abismo.
Quiero voltear las torpezas 
de las cruces de oro y las vasijas de plata
Quiero arrastrarte a la greda de mi greda
donde una semilla se magnifica
ante el mismísimo universo
y el lecho de amor no es más
que un camino de polvo
donde las liebres escapan de los vientos
y los vientos cantan con los árboles
Quiero que seas la palma de la mano
con que acaricio la vida.-

Walter Faila

domingo, 6 de enero de 2013

SEIS AÑOS DESPUÉS




Están los niños frente a los cadáveres
¡que desatino!
No faltan los doctores, los señores,
La virgen, la promesa, el peregrino.
Están los cirujas frente a la parca
¡Que gran destino!
Nadie advierte en éste trajín urbano
que sus ojos de ángel
se entierran sumisos en el tiempo
que se ama de pie bajo la sombra
y se muere de súplica el instinto
Que en el miedo y en la ausencia 
germina el goce requerido.
Trina un sueño, uno más, calla un grito,
Las orquestas sombrías de la greda
atrapan de los vientos el sonido
Surge desde sus labios el otoño
Una acacia trepa sus colinas
En su sexo de almendra,
florecen, como lapachos encendidos,
los colores verticales del crepúsculo.
Se ama de pie aunque se entierren
en el surco de los años tus rodillas
Se muere de pie porque amando
el poema encuentra el final del laberinto
De sol y fuego las veredas de mi pueblo
De jardín reseco y de pensar liviano
Ojos tristes, sueños cortos,
y su voz sobre el teléfono
seis años después de desolvido.-

Walter Faila

domingo, 29 de julio de 2012

Como un sudario



Una copa más y me marcho
La noche es densa y el cuarto creciente
se esconde cauteloso detrás de las nubes.
Aunque en verdad, poco me importa,
pues aprendí a caminar
como un ciego entre las sombras,
esquivando barricadas y tumultos.
A entretenerme con el ruido
de mi respiración lenta
y el silencio de tu recuerdo largo
¿Que más da trasladarte conmigo?
Tu amor es un sudario contundente,
adherido tenaz en mi memoria
Es un cuello de vidrio raspando las horas
en mis relojes maltrechos de entusiasmo
Una copa más
y me marcho a navegar por los ríos del sueño
entre las pirañas negras
que desgarran el tacto de la aurora
y someten las faldas milenarias de la luna.
Me voy a navegar sobre el asfalto
entre piratas que hacen acrobacia en una esquina
y niños que venden miseria con su rostro.
Entre putas que lloran a escondidas
y madres que deambulan sin sus senos.
Si al fin y al cabo, la muerte está allí
rondando los rincones de todo Buenas Aires
Y tu te exiges en seguirme sin saberlo
y te empeñas en matarme sin venenos
Una copa más, amor mío, y me marcho
La noche es densa y sus ojeras
comienzan a llorar sobre tu nombre.

Walter Faila

Vínculo : http://www.foroairesdelibertad.com/t26264-como-un-sudario

domingo, 8 de abril de 2012

Como un ciego



Entre sombras, pese al sol,
pese al día, a la luna.
Entre sombras como un ciego
Vacío como el cuenco de sus ojos
A tientas, sobre cuerdas que atraviesan
muro a muro las ciudades.
Como el cóndor, como el cuervo,
como el búho, como el tordo
Negrura infinita frente al cielo
Esteros incontables en el pecho
Agujeros perennes frente al tiempo.
¡Alma mía, cruz y espada!
Entre sombras escondidos los imperios
Entre oscuras sensaciones de naufragio
Pese al sol, a la luna, a la estrella
Sin tus labios, sin tu rostro,
tu perfume, tu mirada.
Hierro y polvo, alma mía,
entre sombras solo sientes
grito, risa, tierra y cal
arena, viento, olvido
Cimarrones en los campos,
osos, lobos, aves, jaulas
Sin tu aliento, triste alma,
cruz y espada, hierro y polvo
Oquedad, misterio y sombra,
a dos cortos pasos del abismo.
Entre sombras, solo sombras,
blanco espejo de los ciegos
luz que quema sin mirada
Como infierno, como hoguera
Como un beso que ha caído
ardiendo entre las llamas
Como nada… más que nada
Como océano sin mar
Como río sin su presa
Como ciego, alma mía
Espejismo de la vida
Testamento de tristeza.-

miércoles, 1 de febrero de 2012

domingo, 15 de enero de 2012

lunes, 9 de enero de 2012

domingo, 30 de octubre de 2011

MAGDALENA




Prioritario es el orden, Magdalena,
no quites de tus hombros ese abrigo
que hay voluntades ajenas
a las dalias que traslucen tu vestido
Puedo, si gustas, servirte la cena
o beber contigo una copa de vino.
Hoy no quiero tus curvas perfectas
ni es preciso un costoso suspiro.
Solo quiero mirar en tus ojos
el mundo que llora contigo
guardando el silencio en tu alma
y la vida en tus senos de trigo.
Quien pudiera, por ti, Magdalena
borrar en el tiempo el olvido
que atesora la infancia y la risa
que se fue como un mero testigo.
Tus ojos hoy lloran, Magdalena,
denotan cansancio y martirio
yo no quiero beber de tu sangre
yo no quiero tus falsos suspiros.
Prioritario es el orden, Mujer,
tu dolor es tenaz y furtivo
Tengo a mi frente una piedra
que me mira con ojos de niño
que proyecta el fulgor de una estrella
y se aferra a la sombra de un grito.
¡Quien pudiera, por ti, Magdalena!
darte el amor y la paz, como un Cristo.

Walter Faila

viernes, 30 de septiembre de 2011

TRAICIONES





Libaba tu vientre el enigma de mis dedos
preso del furor y las caricias
como dos perros debajo de la luna
liberales de un amor casi anarquista.
No fuimos más que animales egoístas
Así, inconcientes, en ese vértigo tenaz
de traiciones olvidadas y malicias
nos amamos locamente
a escondidas de jueces y justicias.
Fuimos buitres de las pieles y la carne
y en nombre de un amor acicalado
ciegos y leprosos dañamos otras vidas.
Hoy, después de tanto tiempo arrinconado
en la mentira de los besos pasionales
comprendo que engañar era lo nuestro
que no pecar era el pecado
de mentes enfermas y arbitrales.
Te amé más de cien veces
Estúpidos actores de un teatro de revista
Más de cien veces, locos y triviales
como dos lobos en medio de la noche
prófugos, adictos de un amor equilibrista.

Walter Faila

lunes, 12 de septiembre de 2011

Calabaza de cenicienta




En éste núcleo urbano donde los niños
son solo ángeles heridos y mugrientos.
Donde la calabaza de la cenicienta
es un testamento de sexo y olvido.
Aquí, donde los cadáveres hediondos
se alimentan una vez mas de los buitres
y un mundo cuadrado va a los tumbos
sacudiendo los telones del universo.
En ésta tierra marchita y lozana
donde confluye dios con el infierno
y un pedazo de piedad se calcina
en la soberbia satánica del hombre
Aquí, me roe los talones el amor
y me queman tus manos
como una brasa de luz impiadosa
Mujer de clavo ardiente
que reptaste en mis jardines de arena
una noche de vacío
en que dormí en tus manos mi pena
¿Por qué no me dijiste
que la noche no era eterna?
¿Qué detrás de la azotea
se moría cada instante tu canto de sirena?
¿Por qué, mujer sin rumbo,
detrás del núcleo urbano
vas reptando otros jardines de arena?
¡Hambre de sexo y olvido
calabaza de cenicienta!
Las lechuzas pasean por mi mente
La soledad y los niños me desvelan
Mi dios se ha dormido antes que yo
con el arrullo de un grillo
debajo la luna llena.-

Walter Faila

jueves, 14 de julio de 2011

Ángeles de papel maché




Huyo de las alturas y de la turba
entre pájaros flautistas por la senda de los lobos
Huyo de nadie por los caminos siniestros
donde abundan las promesas no cumplidas
y una niña arma ángeles de papel maché
al orilla de una fogata helada.
Busco refugio en las barrancas del tiempo
mientras un excitado sol se mete
bajo las polleras de las tinieblas
para lamer el cálido semen del crepúsculo.
Tú me observas sorprendida, incrédula,
esperado que el ocaso cuestione
las lujurias de la luz y la neblina.
Me observas… a mí,
que te bajé las últimas estrellas
mientras jugabas a borrar con tus dedos
las hojas amarillas de la luna.
¿Quién te dijo, mujer, que la noche no dormía?
¿Quién te contó la fábula del amor eterno?
¿De la paz inclaudicable,
de la igualdad y de la justicia?
Huyo de ti que no me encuentras
Huyo de mí que no me hallo
Huyo del mundo que me duele más que nunca
que nunca me dolió mas que ahora.
Escapo de las várices que sangran en la tierra
por los contornos del caos y la violencia.
Huyo de las aves que nunca me enseñaron a volar
y del vuelo que me estrelló tantas veces
en las alcantarillas nauseabundas de la realidad.
Huyo de un dios que se olvidó de decirme que existía
y de la existencia de un dios que no deseo conocer.
Huyo de la voz y de la espina…es decir
de la palabra y de la flor
porque no tengo nada que decir ni a quien amar
Porque ya no quiero decir ni amar
Porque Eros quitó el gemido del Olimpo
y Thánatos beso mi corazón encrucijado.
Huyo de Eros y de Thánatos,
porque se que aún me miras
escondida detrás de todos los relojes
inyectada de vértigo y misterio
oculta en una niña de sangre y seda
armando y desarmando
ángeles de papel maché
a la orilla de una fogata helada.

Walter Faila

lunes, 11 de abril de 2011

martes, 22 de marzo de 2011

L'autunno, nella metafora del sogno




Prima che la terra toccasse la mia bocca

che mi desse un suono per il grido

che mordesse le mie labbre la parola

prima che la tessitura fragile del dolore

disegnasse un solco per lievitare la lacrima

e la luna abortasse un figlio bastardo

di tre re stupidi.

Molto prima che i miei genitori fossero figli

ed i miei figli fossero genitori

prima che lo specchio fosse fiaba

e l'autunno una metafora del sogno

prima che Apolo uccidesse Pitón

e Ares bagnasse di sangue l'universo.

Molto prima che Hefesto guidasse i cavalli del sole

e la fame e la guerra ammazzassero i nostri bambini.

Prima che Maria la violasse il santo spirito.

Prima che Eva fosse amante del suo figlio

e che Oedipus fosse amante di sua madre.

Molto, ma molto prima,

Tu ed I, prigionieri nelle radici del tempo

senza nascere, senza amare, senza ferire, senza sognare.

essendo appena piccoli minerali

frugando il germe della nulla

E adesso, donna, che i vostri occhi

si inclinano a baciare la terra,

che i tuoi denti si aprano per mordere la vita

che le mie mani si estendono per toccare il vostro bacio

che si congela il giudizio, che si fonde l'aria

che ti batte la pancia.

Ora, che siamo carne e tempo

nella battaglia armonica di due corpi

nella fusione illogica delle nostre anime,

adesso, solo adesso

lontano dal cielo e dal olimpo

arrampicati alle mure degli orologi umidi.

Lontano, molto lontano dal stupore e la innocenza.

Gemendo e sospirando, godendo e resistendo.

Altra volta guardando perché si muoiono i bambini.

Altra volta, lo specchio della fiaba

l'autunno, nella metafora del sogno.


-Autor: Walter Faila

Traducción: Hilda Roccia

III ENCUENTRO INTERNACIONAL " FORO AIRES DE LIBERTAD" EN LIMA- PERU

martes, 8 de marzo de 2011

domingo, 20 de febrero de 2011

El otoño en la metáfora del sueño




Antes que la tierra tocara mi boca
que me diera un sonido para el grito
que mordiera mis labios la palabra
Antes que la frágil textura del dolor
dibujara un surco para leudar la lágrima
y la luna abortara un hijo bastardo
de tres reyes idiotas.
Mucho antes que mis padres fueran hijos
y mis hijos fueran padres
Antes que el espejo fuera fábula
y el otoño una metáfora del sueño
Antes que Apolo matara a Pitón
Y Ares regara de sangre el universo.
Mucho antes que Hefesto guiara los caballos del sol
Y el hambre y la guerra asesinaran nuestros niños.
Antes que a María la violara el espíritu santo.
Antes que Eva fuera amante de su hijo
y que Edipo fuera amante de su madre.
Mucho, pero mucho antes,
Tu, y yo, cautivos en las raíces del tiempo
Sin nacer, sin amar, sin herir, sin soñar.
siendo solos diminutos minerales
hurgando el germen de la nada
Y ahora, mujer, que tus ojos se inclinan
para besar la tierra,
Que tus dientes se abren para morder la vida
Que mis manos se alargan para tocar tu beso
Que se congela el juicio, que se derrite el aire,
que te palpita el vientre.
Ahora, que somos carne y tiempo
en la armónica batalla de dos cuerpos
en la ilógica fusión de nuestras almas,
Ahora, solo ahora,
alejados del cielo y el olimpo
trepados a las paredes de los húmedos relojes
Lejos, muy lejos del asombro y la inocencia
Gimiendo y suspirando, gozando y resistiendo
Otra vez, mirando como se mueren los niños
Otra vez el espejo de la fábula
el otoño, en la metáfora del sueño.-


Walter Faila
(Argentina)

lunes, 14 de febrero de 2011

Olvido




Ya no hay pueblo en éste espacio del alma
donde cantaban las ranas después de la lluvia
Ni las huellas hundidas en el barro fresco
Ni el pelicano del monte, ni la chacra prolija
No hay figuras quebradas en la tierra reseca.
Ni fogatas de talas en el invierno del tiempo
No hay una patria chica para guardar la nostalgia
Ni una nostalgia tan grande para cubrir el olvido
Bajo el piso de adoquines se sepultaron los pasos
que escribieron memorias de una infancia perdida
Sobre vías de cristal y estaciones lúgubres
ha desaparecido la carta imaginaria de la vida
Un tren de hojalata se ha tragado los sobres
del papel que guardaba la memoria de un niño.-

Walter Faila

miércoles, 2 de febrero de 2011

sábado, 30 de octubre de 2010

martes, 28 de septiembre de 2010

MI CRUZ DEL SUR




Mi cruz del sur nació en el norte
una noche de nubes y sin luna
para luego entrar en trance,
para caer, para ceder
Para después mirar el grito
y escuchar gimiendo la mirada.
Para luchar, para vivir, para soñar
Para ser sentencia y causa,
Para sentir la lluvia fresca
Para medir el tiempo muerto.
¿Para que más?
Para quererte plena, para odiarte plana
Para morder el viento, para beber la sangre
Para irme sin haber llegado
Para regresar sin haber partido
Para desdolerme, para descarnarme,
Para desmedirte, para desdoblarme
¿Para que mas?... ¿por qué mas?
¿Por qué no, un poco mas?
Para crear un ejército de paz
con la violencia callejera de la noche
Para lavar los pies descalzos
Para dar comida al pobre
Para servir dignidad a los indignos
a los insanos, a los ancianos, a los mundanos.
Para sentirte viva, para saberte sana,
Para matar la muerte, para vivir la vida
Para rezar y blasfemar
Para creer y descreer
Para zurcir los orgasmos del violento
Para besar la frente de los santos
Para ser violento, para ser santo
Para morirme siempre
Para nacer de nuevo
Para saberme humano.
¿Para que mas?
Con la pluma y el cuchillo
Con la pala y el arado.
Para querer la letra, para tallar el árbol
Para cavar las tumbas,
Para sembrar tus besos.
Para seguirme, para seguirte,
para buscarte, para encontrarme
Para desdolerme, para desmedirte,
para desdoblarme, para desmembrarme
para transgredir los rostros
para transferir la risa
Mujer mía, blanca rosa del alba
Para quererte plena, para limpiar tu pena,
para sentirte el alma.-

Walter Faila

miércoles, 1 de septiembre de 2010

martes, 24 de agosto de 2010

Terraplen



Gracias Fausto por éste bello montaje del poema, vaya mi agradecimiento hasta tu mexicanísima Tijuana.-

Cenizas en el alma




En esta orilla del río
donde quedó la brasa
Habría un duende de espumas
jugando a ser una playa
Habría un húmedo vientre
alguna bella fogata.
En ésta parte del río
donde el labio se hizo carne
habría un orgasmo de perlas
en el útero de la tarde.
Un ramo grande de adelfas
un concierto de sirenas
un cristo negro azabache.
Una iglesia de ateos
Un sacerdote sin dioses
Un Edipo sin madre.
En éste espacio iracundo
donde la brasa no arde
habría un faro sin luces
un sueño envuelto en pañales
una prisión sin reclusos
una pensión sustituta
un amor que te esperase.
Habría,
entre puertos que se cierran
algún muelle que se abre
Un arco iris de ojos
iluminando los cauces.
No éste capricho a destiempo
No éste grito en el silencio
No esta puta hipocresía
No esta maldita manada
Mujer y hombre, gemido y lucha
Amor y causa.
Habría entre éstas líneas
un poema de esperanza
una llamada, un gemido,
un papel sin mas palabras
Habría un canto a la patria
y un arca llena de niños
para salvar a la raza
Habría en tu beso y el mío
el baile de mil mendigos
sin tiempos ni calendarios.
No el velorio de tus labios
No una procesión tan ardua
No el sudario de dos cuerpos.
ni estas grises cenizas
que esparcimos en el alma.-

Walter Faila

miércoles, 18 de agosto de 2010

jueves, 29 de julio de 2010

Silencios de Amor (Inocente Pecado)




Esta noche, en que hay mas dudas de amor,
por tu grito mudo, absorto, y destrozado.
En que el herrumbre de ébano y madera
el no corresponder a mi amor ha confirmado.
Ésta noche en que mi talla se cincela
con masilla corroída en mis huesos destemplados.
Esta noche, es la noche, en que debo liberar a los esclavos,
que sean cimarrones en los montes de nativos,
perdidos entre brisas del eclipse libertario.

Tu silencio ha sido témpano, páramo de tu sexo,
que a mi alma va impidiendo sus orgasmos,
Lujuria muerta en los lirismos de unos versos
que había dejado reposando entre tus vados.

Censura de mis tiempos de anarquista.
Rebelado guerrillero de los sueños programados,
tu extremada quietud de campana enmudecida,
a mi templo ya vacío, sin dios ha consagrado,
el rezo que calla el rosario de tus huellas,
y las velas que iluminan mi inquietud de enamorado.

Íntima cumbre, de palabras de cordel y ligadura,
mística perla que pasaste rodando como un rastro,
a la pena de un poeta le tiraste una moneda,
y su ruido fue explosión en el fondo de su vaso.

Ninfa de aleluya débil, crisma vital de mi sagrario,
la luna se fue despotricando en mis oscuros iris,
en la tardé que perdí… la inocencia del pecado.

WALTER FAILA

viernes, 23 de julio de 2010

Corazón




Que habrá de ser mañana, corazón, si ya no lates.
Si ya no hablan tus ojos en silencio,
Si no tienes la razón de tu impulso extraordinario.
¿Que le diré a mi pecho cuando vea ya marchito
tu último alfabeto al final del calendario?
Cómo haré para seguir desandando los caminos
cuando se haya desgranado mi último rosario.
Que habrá de ser, corazón, si no palpitas
Si ya el silencio no habla en tu mirada
Si no te sangra la arteria en los amores
y los amores son sangre en tu morada.
¿Cual de todos los caminos que caminas
llevará hacia el hombre la esperanza?
Con quien reirá el niño cuando juegue
ese juego de ilusión en su existencia.
Que habrá de ser, corazón, sin tu presencia
en los campos minado de la mente
Como harán para comer diez mil mendigos
y los sedientos beber desde tu fuente.
Quien me traerá los suspiros
cuando lleguen sin aviso los recuerdos
Quien recordará dichos suspiros
cuando te hayan matado, corazón,
cuando hayas muerto.-

Walter Faila

sábado, 19 de junio de 2010

Pálido Verso




Ésta terca costumbre
de beber la poesía y embriagar la locura
De encontrar lo que no busco
y alcanzar lo que no sueño
Ésta absurda ironía de ser piedra
y llenar de musgos mis mañanas.
Estas vanas ideas
de canjear en el verbo el latido y la risa,
de mirar sin miradas y quebrarme en las luces.
De calar en la noche una sombra confusa.
Estas huellas sin pasos,
éste nombre sin letras, ésta rama sin árbol.
Este beso sin labios,
esta voz sin palabras, éste mudo alarido.
Y aquel otro segundo, aquel otro momento,
Aquel soplo preciso
que alojaba mis manos en la piel de tu cuerpo
Aquel hijo dormido ¡ Magdalena ingenua!
que buscabas ansiosa
mirando mis ojos subir a tu vientre.
Aquel sitio prohibido de atisbos y leyes
Aquel trino extraviado,
aquél sol iracundo, aquel cuarto creciente.
Entre estos y aquellos han pasado los años
Ofrendé a tu memoria dos pedazos de alma
un nirvana de ensueños,
un clavel de obsesiones, un vellón de esperanzas.
Aterrizó mi lengua en misterios de pájaros
Despegó mi secreto palpitando las sienes
Intenté rescatar de tu cielo fugado
la última estrella… pero todo fue vano
Está torpe intriga
de borrar con los dedos las manchas del planeta
Esta resistencia inútil
de pensarte dormida ignorante del beso
De dormir con un sueño
y esperar sin anuncios milagrosos regresos.
Ésta maldita rutina de estar vivo, día a día,
en el sepulcro de la vida
De trepar a una espiga
masticando la harina del trigal y la hierba.
Esta herida tan triste,
éste claro de luna… éste pálido verso.-
google-site-verification: google01836a84e8d20a35.html