Comunicarse con el autor en linea

jueves, 10 de enero de 2013

Cosas del Amor



¿Adónde fueron a parar
las cartas que nunca te envié?
Las palabras que jamás te dije
Las miradas insinuantes, indiscretas
¡Ay! el amor, el amor, ese casco roto
que no protege ni una idea,
¿Sabes tu dónde fue a morir 
la decencia de mis niños,
la honestidad de mis mayores,
la humildad de mi pueblo?
Hoy el amor se esparce entre las llamas
como un tronco ardiendo de miseria.
Y tu, mujer, no entiendes aún 
que la gracia de tus labios es una afrenta
en éste mundo vejado por los hombres.
Pero yo quiero quererte, en ésta distancia
que no es más que mi propia lejanía
Quiero atrapar tu sonrisa 
volando por un muelle herido
de aguas negras y algas putrefactas
Te miro los ojos sin que adviertas
que en mis iris se dibuja tu contorno
Busco un oasis en medio de un desierto
Una verde acuarela de entusiasmo
el perfume indeleble de tus manos
Ya lo se, no lo repitas, 
soy un loco que espanta mariposas
saltando como un niño en primavera
mientras a mi lado caen los escombros
de la calle donde moran las angustias.
Pero, sabes, mujer sin alas,
no me resigno a que el amor
se deslice como una víbora vieja
por las ramas mutiladas de éste abismo.
Quiero voltear las torpezas 
de las cruces de oro y las vasijas de plata
Quiero arrastrarte a la greda de mi greda
donde una semilla se magnifica
ante el mismísimo universo
y el lecho de amor no es más
que un camino de polvo
donde las liebres escapan de los vientos
y los vientos cantan con los árboles
Quiero que seas la palma de la mano
con que acaricio la vida.-

Walter Faila

google-site-verification: google01836a84e8d20a35.html